domingo, 2 de marzo de 2014

HISTORIA DEL HOTEL BOLIVAR DE LIMA

Cuando voy a Lima, siempre me acerco a visitar al Gran Hotel Bolívar, frenta a la Plaza San Martín, que es transportarse en la Lima antigua, rica en tradición, con mucha influencia colonial y virreinal, as su entrada nos dan la bienvenida unos porteros vestidos a la antigua usanza. En el loby que cuenta con una cúpula hermosa digna de un hotel clase A-1. Como conozco muy bien las instalaciones, voy directamente al Restaurante el "Cocktail Lounge" lugar para reunirse con las amistades y disfrutar del muy conocido "Pisco Sour Catedral" , que es el mas delicioso que se prepara en nuestra Lima, cuya recete es la siguiente.
§  Pisco Sour Catedral
§  5 onzas de Pisco Quebranta Ocucaje
§  1/2 onza de clara de huevo
§  3 onzas de jarabe de goma (Elaborado por la casa)
§  3 onzas de jugo de limón
§  Hielo al gusto
En este lugar también podrá degustar de una gran variedad en almuerzos o cenas, cuando este de paso en el Gran Hotel Bolívar, no se olvide de ordenar su Lomo Saltado.
La Terraza es otro ambiente de este restaurante donde todas las mañanas ofrecen deliciosos desayunos continentales, americanos y buffets, donde quedara complacido hasta el paladar más exigente.
Acerca de la ambientación del establecimiento hotelero, de acuerdo a la época colonial, desde las sillas, el parque, las paredes, la barra, todo en perfecto estado de conservación donde podrá disfrutar de un servicio como en la Lima colonial sin dejar de lado el higiene y comodidad.
Este lugar encierra muchas anécdotas desde visita de ex presidentes, políticos, ministros, congresistas y así mismo personajes muy famosos del cine y música.
Son muy pocos los grandes hoteles del mundo que pueden apreciarse de haber sido edificados especialmente para alojar a presidentes y altos dignatarios de gobierno como lo es el Gran Hotel Bolivar de Lima. En 1924, el presidente de la república Don Augusto B. Leguia, articulada con el sector privado una serie de iniciativas para que Lima de un cambio y tenga una moderna infraestructura y festejar así dignamente el Centenario de la Batalla de Ayacucho. Surgen amplias avenidas, el ornato se enriquece con sorprendentes obras y decide levantar un hotel ya que el centenario pasado hubo un gran apuro para el presidente B. Leguia para alojar a sus invitados importantes en el Hotel Maury. De esta manera decidió que el hotel, luciera bello y moderno ante las delegaciones extranjeras que vendrían a diversas ceremonias y fiestas que se realizarían mas adelante en nuestra hermosa ciudad de Lima, dando la gran oportunidad de esta importante celebración que fue la que impulso a la construcción de un hotel estilo de los mejores del mundo como el Baltimore, El Waldorf Astoria y el Plaza de nuevo Nueva York.

La obra ya existía, había sido empezada por Piqueras Cotolí, pero su estado aun muy importante, en esta fase le fue entregada al arquitecto peruano Rafael Marquina, quien la modifico y opto por hacer una re interpretación del estilo "Colonial" y que después estuvo a cargo de una gran empresa constructora norteamericana llamada Fred J. Ley & Corporation, la cual acepto el record de construir el gran hotel esperado por todos los limeños de esa época en apenas 6 meses.
Importantísima fue la intervención de los hermanos Augusto y Fernando Wiese, quienes apoyaron denodadamente a la empresa con su trabajo y capital. Invirtieron de medio millón de libras peruanas y la obra terminaría en un aproximado de 6 meses.
En un enorme canchón en que en una oportunidad se instalaban carpas de circos, en que posteriormente se levanto la recordada carpa Pathé, donde por primera vez en Lima se hicieron exhibiciones cinematográficas, en que posteriormente y con motivo de las fiestas de nuestro centenario, se edificaría el famoso "Palacio de Cartón", se edificó el actual "Gran Hotel Bolívar".

Al principio el hotel fue llamado, "Hotel Ayacucho" y después fue cambiado de nombre escasamente 3 meses después antes de su inauguración luego que se decidiera que el nombre era inconveniente, pues Ayacucho en quechua significa "Rincón de los muertos". Cuentan que el propio Leguía decidió el cambio de nombre al comentar "Señores, efectivamente, no se le puede poner Ayacucho, pero como ante un San Martín solo cabe un Bolívar, pónganle Bolívar.
La inauguración fue el 6 de diciembre de 1924, con una cena danzante a la que asistieron el Presidente, las autoridades, las delegaciones extranjeras y lo mas caracteristico de la "Alta Sociedad"peruana.
Una vez terminada su construcción, llegaron representantes de todo el mundo, quedando asombombrados con el parecido a los mejores hoteles de París, Londres o Roma. Tenia el estilo del "Exelsior", de Roma, Italia del "Ritz" de París, Francia o del "Savoy" de Londres, Inglaterra. Con acabados de lujo y materiales nobles. Baños íntegramente de mármol, una hermosa Cúpula de Cristal en su hall principal y por supuesto se le doto de un bar con bonitos detalles.
La planta inicial comprendía doscientas habitaciones y el comedor principal podía atender quinientas personas cómodamente instaladas. Los muebles se importaron íntegramente de la casa inglesa Waring Gillow. Todos los salones se decoraron con un mobiliario lujoso, arañas de cristal, alfombras belgas y lámparas de alabastro.
El gobierno exonero de impuestos de aduana a todos los productos importados para la instalación del Bolívar.
En el semi sótano se ubican los servicios (cuarto de maquinas, cocina, lavandería, etc) en los niveles superiores la zona privada (habitaciones) y en el primer nivel una zona publica (la mas importante). Hacia la Plaza San Martín se ofrece el acceso a las circulaciones publicas y hacia el Jirón de la Unión se plantea otro ingreso.
Para la atención de la clientela, Ricardo Osores fue el primer gerente del hotel, trajo para la administración de restaurantes y servicios a Ernesto Oechner, ex maitre del famoso Ritz de Londres y como cheff al suizo Albert Heanggi del mismo hotel.
El Bolivar transformo la vida social de Lima y pronto fue el epicentro de toda actividad de prestigio. Los sábados eran concurridas las cenas bailables en que las guapas limeñas lucían su belleza y gracias, los días miércoles "Te danzant" amenizados por la orquesta "The Piranos" venida exclusivamente para tal fin de los estados unidos, hacían bailar a toda la aristocracia local.
Durante los cincuenta alcanzo su apogeo. El Grill Bolívar y el Bar Ingles fueron testigos de una bohemia legendaria. La intelectualidad limeña, las estrellas del cine mundial, las visitas de estado eran huéspedes o comensales obligados. Fueron los días de gloria y de reinado del mas caudaloso Pisco Sour en generosas y olímpicas copas llamadas "Catedrales". Perez Prado escandalizo y cautivo allí a los limeños con el ritmo del "mambo". A lo largo de su historia este hotel a contado entre sus huéspedes a personalidades mundiales como Eduardo II, Robert Kennedy, Richard Nixon, Charles de Gaulle, John y Ava Gardner, entre muchos más. John Wayne cuando estuvo en Lima se enamoró de la peruana Pilar Pallete, con quien llego a casarse, y frecuentaba constantemente el Bar Ingles.
El Cocktail Lounge fue inaugurado en 1962 imponiendo su elegancia y estilo colonial, fue uno de los lugares más preferidos e importantes de las personalidades de ese tiempo.
El Salón Embajadores, llamado así porqu desde que se inauguró el hotel, fue el lugar donde se hacía entrega de credenciales a los embajadores hasta el año 1968, ahora se ´le conoce con el nombre de Salón Bolívar.
El Salón dorado es una réplica muy parecida al Palacio de gobierno.
En el Salón "Principal" se daban los grandes banquetes con diferentes personalidades de aquella época como presidentes, embajadores, cancilleres y otros en el balcón tocaba la Orquesta Sinfónica Nacional mientras degustaban los potajes que se iban sirviendo.
El Gran Hotel Bolivar estuvo situado en un lugar realmente estratégico. A pocos pasos quedaban las estaciones terminales que iban al Callao y a Magdalena y los tranvías que llevaban a Miraflores, Barranco y Chorrillos.
El Gran Hotel Bolívar cuenta con 5 salones el principal llamado Salón Bolivar (Ex Salón Embajadores) porque aquí se entregaban las credenciales del palacio de gobierno, este salón cuenta con una capacidad para 80 personas . El siguiente es el Salón "El Patio" un lugar extenso, llamado así por que inicialmente era un patio donde crecían flores de gran variedad este lugar tiene una capacidad para 120 personas. Después es el Salón Dorado sinónimo de elegancia y estirpe, llamado dorado porque en su decoración predomina este, de muy finos acabados, cuenta con una capacidad para 70 personas. Siguiendo el recorrido pasamos al Salón América lugar recomendado para celebraciones memorables con amistades y familia, este salón cuenta con una capacidad para 140 personas y por último y más importante ingresamos al Gran Salón Principal donde el estilo clásico y virreinal cobran su máxima presencia desde los detalles, y sus grandes espejos, cuenta con un mini terraza donde tocaban hermosas melodías la orquesta sinfónica y la sociedad de ese entonces disfrutaban este espectáculo, testigo de grandes acontecimientos y un ambiente de época, es ideal para reuniones de gran envergadura social, este salón cuenta con una capacidad para 400 personas.

En el Gran Hotel Bolívar podrá conocer su historia desde que ingrese, en la parte anterior al restaurante encontrara una pequeña muestra del menaje usado en la época, así mismo un traje virreinal (original) y una peluca que nos hace recordar como vestían los virreyes en Lima.

2 comentarios: