viernes, 24 de abril de 2015

EL BARRIO DE LA VICTORIA EN LA HISTORIA DE MI VIDA

Desde que era un niño, cuando estábamos de vacaciones mi papá me llevaba a la tienda de la avenida Graú, donde por aquellas épocas estaban todos los establecimientos que vendían repuestos y partes para los carros. En esas tres primeras cuadras de la avenida Graú, se encontraban repuestos para todos los carros de distintas marcas que había en el mercado.  
Siempre tuve mucha inquietud y curiosidad por qué ese distrito se llamaba La Victoria, ahora, después de leer y rebuscar datos de este antiguo distrito, que fue pablándose y haciéndose realidad después de que fue demolida la muralla construida durante la Colonia,  que rodeaba  nuestra antigua Lima de los ataques de los piratas, corsarios y filibusteros. Al ser desmantelada  la muralla, dio paso a la expansión y progreso de la capital.
El  distrito de La Victoria es uno de los 43 que forman parte de la provincia de Lima Metropolitana. En la actualidad, La Victoria se está convirtiendo en zona financiera, más importantes de la capital. Varias empresas comerciales y de transporte terrestre ubican sus sedes en esta zona.
La historia de la Victoria nos permite observar cómo fue la expansión urbana de Lima, sobre las zonas agrícolas de la ciudad. Está localizado en la parte central del área consolidada de la ciudad. Limita por el norte con el Cercado, El Agustino, por el oeste con Cercado y Lince, por el sur con San Isidro y por el este con San Borja y San Luis.
Las vías principales de este distrito son la avenida Manco Cápac (la más antigua del distrito), donde se encontraban importantes ferreterías, que abastecían a casi toda la capital. La avenida México y Parinacochas (en la actualidad por la  venta de repuestos para carros), la avenida Iquitos, la avenida 28 de julio, la avenida Aviación, la avenida Nicolás Arriola, la Avenida Canadá,  parte de la Carretera Central, parte de la Autopista La Circunvalación y el jirón Agustín Gamarra (por su venta en la industria textil).
Este distrito fue creado en el año  1920 (cuando gobernaba el Perú Don Augusto B. Leguía), pero guardaba ya desde épocas anteriores, anécdotas y relatos que contar, hechos que permitían a La Victoria apropiarla de una tradición histórica muy rica, inclusive mucho antes de su creación como distrito capitalino.

Toda el área que ocupa en la actualidad este distrito correspondía al fundo "La Victoria", cuya propietaria era doña Victoria Tristán, esposa del Presidente Don Rufino Echenique. Estas tierras, antes de la creación oficial del distrito, eran ampliamente conocidas como la Villa Victoria, en honor justamente a esta dama de renombre. Doña Victoria era hija del reconocido y poderoso don Pío Tristán y Moscoso, tío de la eminente escritora y luchadora social franco peruana Flora Tristán. La esposa de Don Rufino tenía en estos lares una vasta residencia con varios salones y un hermoso patio, en cuyo centro se erguía un soberbio pino australiano, que se podía avizorar desde muy lejos. Su casa-hacienda estaba situada aproximadamente en lugar que hoy ocupa el teatro La Cabaña, en el Parque de la Exposición. 

Con motivo de la elección de Don Rufino Echenique como Presidente de la República, su esposa resolvió dar un baile que marcara época. Se cuenta que en aquella fiesta hubo invitadas que lucían noblísimas joyas de mucho dinero. Tal es así que la narra una tradición de don Ricardo Palma, quien por cierto asistió a esta inolvidable fiesta en la casona de doña Victoria, relata con exquisitos detalles la magnificencia, boato y esplendor del muy famoso baile que se desarrolló en la noche del sábado 15 de octubre de 1853.

El ilustre tradicionista describe el lujo deslumbrador e insultante de muchas damas limeñas que se habían enriquecido por los favores políticos de 'La Consolidación' (beneficiados con el pago de la deuda interna). Lucían alhajas, piedras preciosas, collares de perlas, brillantes y rubíes; mientras que la anfitriona mostraba, con modestia y buen gusto, solamente algunos sobrios adornos de plata. Desde los días anteriores al gran sarao se agotaron todas las flores de los jardines limeños. Se tendió una alfombra roja de aproximadamente cincuenta metros de extensión y, a sotavento, se colocaron unos barriles con brea para proteger, con el humo que producía, la 'toilet' de las damas de la tierra que levantaban los carruajes que conducían. Pues bien, el baile resultó impresionante y por muchos años se habló del 'Baile de la Victoria'.

Los nuevos urbanísticos del nuevo poblado fueron realizados, por encargo del Gobierno, por el constructor Enrique Meiggs, después de haber dirigido el derrumbe de las viejas murallas que rodeaba el Cercado de Lima construidas en la Colonia. En la construcción de calles y veredas intervinieron la Compañía Urbanizadora de Mariano Felipe Paz Soldán y la Compañía Urbanizadora La Victoria. Afuera de las murallas se ubicaban algunas casas que, con esa modificación, dieron más posicionamiento al barrio de La Victoria. Una de las primeras vías establecidas en dicho barrio fue la vía que actualmente es la avenida Manco Cápac, nombrada así en honor a Manco Cápac, primer emperador inca del Tawantinsuyo.

"Diferentes linajes, el mismo país". La plaza Manco Cápac lució dos monumentos a lo largo de su historia: en un inicio, un peculiar monumento de Leguía. Luego del gobierno del Oncenio, se lo cambió por uno del inca.

En ese entonces, los predios de La Victoria pertenecían al distrito de Miraflores, hasta que en 1920 el Presidente Augusto B. Leguía anuncia su creación como distrito. La Victoria ha sabido convocar en su seno, por ejemplo, a inmigrantes extranjeros, en especial, representantes de la colonia italiana, en los dorados años 20. Por los años había importantes heladerías de italianos, donde por las tardes los días domingos y festivos, se llenaban de familias que iban a degustar los deliciosos helados al estilo meridional.
"Durante los años 30, la reacción de los grupos oligárquicos frente a la coyuntura de convulsión social y política desatada por el aprismo y el comunismo fue la de una política que combinaba la represión militar y un activo paternalismo asistencial como mecanismos para "desmovilizar" a los grupos populares; esa fue la política que intentó impulsar Sánchez Cerro (su asesinato, en 1933, frenó este proyecto) y la dictadura del general Benavides, entre 1933 y 1939. En esta década, se construyeron más de 4 mil unidades de vivienda para los obreros, como parte sustancial de este plan por neutralizar la violencia social" (Orrego 2005). Así como en el Callao, Rímac, en La Victoria, en efecto, se desarrolló un plan de construcción de vivienda para obreros. Con la construcción de barrios obreros en La Victoria y en otros distritos se esperó satisfacer los pedidos de los cientos de trabajadores.

El historiador Juan Luis Orrego, manifiesta que "el Barrio Obrero de La Victoria tenía 60 casas en un terreno situado en las inmediaciones de la Escuela de Artes y Oficios (Hoy Politécnico José Pardo), entre los jirones Andahuaylas, García Naranjo, 28 de Julio, Obreros y el antiguo callejón de la Huerta de Mendoza. Contaba con campos deportivos, piscina, agua potable y parques". Algunas unidades vecinales se llamaron 'Matute' (ubicado a los alrededores del Estadio Alejandro Villanueva y 'El Porvenir' (zona del conocido mercado).

La Victoria siempre ha tenido la fama de ser un distrito peligroso, debido a los elevados índices de criminalidad y decadencia que sufre el lugar, especialmente en la parte norte del distrito (que colinda con el Cercado de Lima, El Agustino y San Luis), tiene gran empuje comercial, como Gamarra y La Parada, y muestra en la parte sur un carácter más residencial y menos peligroso. En este último sector se halla la huaca Santa Catalina (propia de cultura ichma), lo cual evidencia que en La Victoria también se ubicaron las viviendas y lugares de culto de nuestros antepasados.

La Victoria en la actualidad, más que un distrito, es un hogar para muchas personas que intentan cada día alcanzar sus sueños de prosperidad. La ahora llamada "Rica Vicky" acoge a una gran cantidad de provincianos.
 Además, en La Victoria se encuentra el emporio comercial e industrial conocido como el “Emporio Textil de Gamarra”,  por ubicarse principalmente en el jirón de ese nombre. Gamarra es sede de la mayor industria textil de Lima y todo el país,  y cuenta con varias tiendas, centros comerciales y talleres donde se confeccionan todo tipo de vestimentas. En sus inicios los locales se encontraban únicamente en las cuadras 5 y 6 del jirón Agustín Gamarra pero actualmente ocupa casi ocho manzanas colindantes.
También funciona, en la zona denominada La Parada, el Mercado Mayorista de Lima y el Mercado de Frutas,  tratan diariamente de conseguir el deseo de toda su vida: una mejor vida, quizás, o una educación competitiva para sus hijos. En esa zona existe  además de un refugio para desvalidos: "Hogar de la Paz" administrados por las hermanas seguidoras de la Madre Teresa de Calcuta.
 De La Victoria tradicional queda algunos rezagos, algunas casonas y quintas, además de callejones. Lo que si es que hay que tener cuidado, lastimosamente, para caminar entre estas zonas de vistosidad arquitectónica e histórica.
Entre sus más importantes centros educativos se encuentran los colegios nacionales Pedro A. LabartheFelipe Santiago Salaverry e Isabel La Católica en Matute. El Primer colegio nacional antiguamente llamando Nuestra Señoras de Las Victorias De Mujeres y el colegio de varones José Granda, que en la actualidad se conoce con el nombre de  1110 República De Panamá que se encuentra alrededor de la plaza Manco Cápac, es el colegio más más antiguo de todo el distrito; y los particulares como el América de La VictoriaSan RicardoReina de las Américas (Balconcillo), Parroquia de San Norberto, (consagrado el 15 de julio de 1963, en la urbanización Santa Catalina). Nuestra Señora del Pilar (Santa Catalina). También se encuentran la Escuela Académico Profesional de Obstetricia de la Facultad de Medicina de San Fernando de la UNMSM, el Instituto Tecnológico José Pardo, El Edificio Principal de El Instituto Peruano De Energía Nuclear y el Instituto de Artes Gráficas.
Su templo católico principal es el de Nuestra Señora de las Victorias, ubicado, al igual que el local de la municipalidad distrital, en la céntrica plaza Manco Cápac, cuyo monumento fue donado en 1926 por la colonia japonesa con motivo del centenario de la independencia del Perú. Cuenta además con otros templos como los de San RicardoSan Antonio María ClaretNuestra Señora del Buen ConsejoNuestra Señora de Guadalupe en Balconcillo.
El antiguo Hospital Obrero, hoy conocido como Hospital Guillermo Almenara Irigoyen, perteneciente al Seguro Social del Perú ESSALUD, se halla ubicado en la sexta cuadra de la avenida Grau.
También desde hace muchos años se construyó en la tercera cuadra de la avenida Graú, el Hospital Graú, que atiende a muchos asegurados de la zona.
Recordando un poco de historia La Sociedad Italiana de Beneficencia de Lima (SIBA) es la primera institución creada por inmigrantes italianos en Perú. Fue fundada en marzo de 1862, al año siguiente de haberse proclamado el Estado de Italia. Sus objetivos eran los de socorrer a los socios en caso de enfermedad, invalidez, y acudir a los necesitados.  
En sus primeros años de funcionamiento, la Sociedad no contaba con establecimiento propio para dar atención a enfermos. Los asistía mediante el concurso de médicos, el más importante de estos médicos fue Juan Copello. 
En 1881, como consecuencia de la ocupación de Lima, la Sociedad decidió abrir un Hospital provisional, al que se dio el nombre de “Vittorio Emanuele II”, el entonces rey de Italia.  Su primer director fue el  médico Pietro Bertonelli. En ese año el número de socios se elevó a 1,300.
En los años siguientes el Hospital fue trasladado a una sede definitiva, la cual se construyó entre la esquina de la avenida Abancay y la Avenida Graú. Y cuya primera piedra fue colocada el 20 de setiembre de 1884. La construcción demoró 8 años, pues fue inaugurado el 2 de junio de 1892. A fines de la década de 1890 la administración del Hospital fue confiada a las monjas de la congregación de las Hijas de Santa Ana. 
El Hospital Italiano fue  uno de los mejores establecimientos médicos de Lima. Tuvo entre su personal a destacados médicos, entre los que destacaron Agnoli, y Esteban Campodónico, quien ocupó el cargo de director por 30 años (desde 1909 a 1939). En 1958 el Hospital Italiano dejó de funcionar, fue reemplazado por la “Clínica Italiana”, situada en el barrio de San Isidro,

Es un distrito populoso donde se albergó la antigua clase obrera en las primeras unidades vecinales de Lima, las cuales se llamaron El Porvenir y Matute. En este último barrio se encuentra el estadio Alejandro Villanueva,  la sede deportiva del Club Alianza Lima

No hay comentarios:

Publicar un comentario